¿Cómo deben comportarse los sacerdotes en la celebración eucarística?

Rodolfo Umaña V. – Alajuela

Saludos, estimado Monseñor, y que la paz del Señor este con usted. Además de las faltas de respeto y devoción de parte de los fieles en la celebración eucarística, hay otro punto no menos preocupante. Me refiero al comportamiento de los sacerdotes celebrantes. A lo mejor por cansancio , edad , mucho trabajo … también se manifiestan indiferentes, fríos , a veces con gestos bruscos, incluso durante la Consagración . Los laicos, aunque sin saber mucho de liturgia, lo notan . Otros sacerdotes leen el Misal atropelladamente, de modo que eso ya no parece oración. Lo mismo hacen leyendo el Evangelio, etc. Sé que no podemos tener en cada parroquia a un Padre Pio,  absorto y en éxtasis en el momento de la Consagración. Si lo tuviéramos, él encendería el corazón de muchos que en la Santa Misa se muestran fríos y distraídos.

Oremos por la santidad de nuestros sacerdotes.

En el caso de los sacerdotes celebrantes,  tales límites y actitudes desedificantes , no se deben ciertamente a la falta de conocimiento. En el Seminario  han tenido no pocos años de estudio y preparación. ¿Se deberá al cansancio y a la rutina? El acostumbrarse a tratar con lo sagrado, ¿hace que se le pierda el debido respeto?

Paz y bien Monseñor. Gracias por su paciencia y guía.

Respuesta

Estimado Don Rodolfo, he leído y he vuelto a leer sus observaciones. El tono es de mucho respeto y comprensión. Mi primera reacción al leer cuanto me ha escrito ha sido: ¡ojalá que él  pida por nosotros!

Una vez más constato que nuestros fieles nos quieren “santos” pero a la vez veo que nos tienen mucha comprensión.  En efecto usted mismo va enumerando  las varias causas que parecen sino justificar, al menos excusar, las actitudes y gestos desedificantes de no pocos sacerdotes cuando presidimos  la Eucaristía.

Es verdad, no nos faltan conocimientos ni preparación práctica que hubiésemos debido adquirir durante los ocho años de formación en el Seminario . Sin embargo, bien sabemos que nada ni nadie substituye la decisión personal, el compromiso constante  para no caer en la serie de defectos que usted, don Rodolfo, enumera .

El día de la ordenación sacerdotal, el Obispo les exhorta a los nuevos presbíteros, diciéndoles : “imiten lo que tratan». Y eso equivale a decirles: como  es santo todo cuanto lo que tratan ( la Palabra de Dios, los Sacramentos y de entre ellos, la Santa Eucaristía …), ustedes también deben mantener el anhelo de santidad .

Usted don Rodolfo, nombra a  San Padre Pio … ¡ Cuántos sacerdotes celebran piadosa, atenta  y devotamente , aunque no sean tan santos conocidos como San Padre Pio!  Ellos nos animan y nos muestran que es posible impulsar la devoción de nuestros fieles . ¡Como  lo lograba otro Santo Sacerdote,  el Cura  de Ars! Hacían kilómetros a pie, muchísimos fieles para ver y asistir en su celebración eucarística.

Una vez más, don Rodolfo , pido su oración por todos nosotros para que Jesús, Sumo y Eterno Sacerdote no nos reproche como lo hizo con la Comunidad de  Éfeso: «conozco tus obras,  tus trabajos, tu constancia en  esperarme, sé que no puedes tolerar a los malos (…)  que eres constante en esperar y que por mi nombre has padecido sin desfallecer. Pero tengo algo contra ti : que  decaíste de tu primer amor. Recuerda, pues  de qué altura has caído, y arrepiéntete y comienza a practicar tus primeras obras» (Ap 2,2-5 ).

Es por el “primer amor» que en no pocas sacristías encontramos esta conocida exhortación: “celebra esta Santa Misa como si fuera la primera, la única y la última».

Por Monseñor Vittorino Girardi mccj

Obispo Emérito, Tilarán-Liberia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *