María, la discípula fiel

El ángel Gabriel fue enviado por Dios a un pequeño pueblo de Galilea a una joven que estaba desposada con un hombre llamado José. La virgen se llamaba María. Cuando entró en su casa le dijo: «¡Te saludo, María! El Señor está contigo: ¡te ha colmado de gracia!». María se sorprendió por estas palabras. El ángel la tranquilizó: «No temas, María, porque has hallado gracia ante Dios. Y he aquí, concebirás un hijo» (cf. Lc 1).

La presentación de los personajes es muy breve: José, un simple carpintero y María, una chica corriente del pueblo. Todo sucede en Nazaret, un pueblo pobre, escondido y desconocido de Galilea, una región despreciada por los judíos de Jerusalén. Nazaret era una aglomeración de unas cincuenta casas que, entre otras cosas, no gozaba de buena reputación. Y las mujeres de ese pueblo no gozaban de buena reputación. Un proverbio de la época decía: «A quien Dios quiere castigar se le da una nazarena por esposa». Y María era nazarena y también virgen. Una realidad esta, para los judíos, similar a la esterilidad que ellos consideraban como una maldición de Dios.

María es parte, como Sara, Ana y otras, de esa lista de mujeres «estériles», las pobres de Yahvé: las últimas, las indefensas de las cuales Dios toma la defensa porque es el Dios de los pobres. Sobre esta pobre niña de Nazaret Dios se inclina para que experimente en su carne la buena noticia, el evangelio del amor y la liberación.

Aquí estoy: confío en ti

La Salve, el saludo con que se dirige a María de Nazaret, es una invitación a la alegría de esta niña, porque Dios se ha inclinado sobre ella. «¡El Señor está contigo!». De hecho, María es la «elegida», la «llamada», como símbolo y modelo de todos los pobres y oprimidos de este mundo. Ella es llamada porque en ella el Señor hará esa liberación que todos los pobres esperan … ¡Las estériles tendrán hijos, los oprimidos serán liberados, los pobres serán exaltados! María está asombrada por esta perspectiva. Tiene miedo. Pero la sierva del Señor no debe tener miedo porque Dios es el defensor de los desposeídos, que traerá en ella un fruto de redención. Su seno virginal florecerá; ella dará a luz a Jesús. Todo esto para María parece un sueño, un imposible… «Nada es imposible para Dios»: frase tomada de la historia de Abraham… cuando Dios levantó un hijo del vientre estéril de Sara, Isaac. El rasgo característico de esta joven está en esa última palabra: «¡Aquí estoy!». Al que la llama, que la interroga, María ofrece total disponibilidad. «Aquí estoy» significa «cuenta conmigo». Quien diga que aquí estoy ya se se puso en camino. Casaldáliga escribe: «María es la que canta el aquí estoy con el magnificat; ella es la mujer que Dios escoge del pueblo para ayudar al pueblo, para darles una nueva esperanza. Es «la que creyó» en la misión misteriosa que Dios le confió; ella es la que meditó en el silencio de la fe, sin visiones, sin muchas respuestas previas, los hechos y las palabras de Jesús, su Hijo. María es la madre de los perseguidos por todos los poderes y de todos los tiempos; es la madre dolorosa del Crucificado y de los crucificados de todos los tiempos; la cristiana más auténtica de Pentecostés, siempre fiel a ella aquí estoy… ».

Aquí estoy: dar a luz a Jesús para los demás

Un día, Jesús estaba predicando dentro de una casa. La gente, como siempre, se apiñaba en la pequeña casa. Hombres, mujeres, ancianos, jóvenes, sanos y enfermos esperaban mucho de ese predicador. Querían escuchar palabras de esperanza para poder seguir esperando. Un grupo de personas llegó a la puerta de la casa, acompañando a una mujer ya adulta. Desde la calle pudieron escuchar las palabras del predicador de Nazaret, pero no pudieron verlo. Algunos de los recién llegados dijeron que esta mujer era la madre del maestro y que todos los demás eran parientes. La noticia corrió de boca en boca y llegó hasta el discípulo más cercano a Jesús, quien dijo al maestro: «Tu madre, tus hermanos y tus hermanas están buscándote». Todos esperaban que Jesús interrumpiera su discurso para ir a saludarlos y recibirlos. Pero Jesús continuó predicando. Al contrario, siguió el ejemplo de esa visita y les preguntó: «¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?». Volviendo la mirada hacia los que estaban sentados a su alrededor, dijo: “¡Aquí están mi madre y mis hermanos! El que hace la voluntad de Dios, es mi hermano, mi hermana y mi madre ”(Mc 3, 31-35). Las palabras de Jesús fueron recibidas con sorpresa. Palabras hermosas y misteriosas al mismo tiempo. De hecho, Jesús estaba alabando a su madre por ser su primera discípula. Jesús no estaba negando la maternidad física de María, su madre; afirmó que había otra maternidad, una maternidad más importante y superior. Y su madre era dueña de ambas. María ciertamente estaba ligada a él a través de la carne, pero mucho más ligada a él a través de la palabra escuchada y vivida. Fue esta segunda maternidad de María la que el pueblo tuvo que venerar e imitar.

San Agustín lo explicó todo con palabras claras y profundas: «La maternidad corporal no le habría servido a María si no hubiera concebido a Cristo primero en su corazón y, sólo después, en su cuerpo». Jesús también quiso enseñar que María era una mujer admirable, por ser su madre, la madre del Salvador; pero sobre todo era una mujer imitable, por haber escuchado la palabra de Dios y haberla puesto en práctica.

 

Teresino Serra , Misionero Comboniano

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *