En la memoria de San Romero de América

Con gran alegría y espíritu misionero, nuestro Superior General, Padre Tesfaye Tadesse y su asistente Padre Alcides Costa, comenzaron su visita  a nuestra presencia misionera aquí en El Salvador. Salieron de Guatemala el día 15 de enero.

Su visita significa la comunión de todo el Instituto en nuestra presencia en cada parte del mundo. El Salvador, la patria de gran mártir y ahora santo, monseñor Oscar Arnulfo Romero, es un país pequeño, pero en términos de historia y fe, tiene un gran significado en el mundo, particularmente en el  continente de América.

El Padre General y su asistente, llegaron a El Salvador el 15 de enero, y fue de gran alegría para la comunidad misionera que allí realiza su trabajo. Además visitaron la casita, Monseñor Romero.

Desde el Centro de Animación Misionera de Santo Tomas salimos a visitar La Catedral y el Monumento de San Oscar Arnulfo Romero. La brisa mañanera nos acariciaba el rostro. El Padre General de los Misioneros Combonianos y su asistente, miembro de Consejo General Comboniano. También nos acompañaba el Padre Provincial, Víctor Hugo Castillo Matarrita y el Padre Alfredo de Toro, Vice Provincial.

Este Santuario de Romero recibe muchas visitas de todas partes: Europa, Estados Unidos y resto de América, Norte y Sur.  Encontramos hombre y mujeres arrodilladas, orando en el Nicho de Nuestro Santo salvadoreño. Con reverencia y en silencio también nosotros nos sumamos a la piedad.

Se dio la visita a la tumba del Santo de América, San Oscar Arnulfo Romero.

Frente a la tumba de San Oscar Arnulfo Romero, imploramos su intercesión para guiarnos e inspirarnos siempre en nuestras obras misioneras aquí en El Salvador. De hecho, somos pocos en número, pero nuestro deseo de sentir  con la Iglesia de El Salvador como San Oscar Romero había vivido, siempre nos da la sensación de esperanza y nuevo entusiasmo para mirar más allá y sonar más para el futuro  lleno de confianza.

Poco después nos encaminamos a la casita Monseñor Romero, que ahora es un pequeño museo. La encargada, (una hermana Carmelita) de cuidar el lugar nos recibió con alegría al saber que éramos combonianos.

Nos relató que nos conoció a través de Revistas que llegaban a sus casas de formación. Los padres quedaron encantados de la visita, después regresamos a Santo Tomás para el almuerzo. Posteriormente, al día siguiente, visitamos la Parroquia San Daniel Comboni, en San Bartolo, Ilopango.

El Padre Tesfaye y el Padre Alcides llegaron a nuestra Provincia desde el 29 de diciembre de 2018.

Como Misioneros Combonianos, llevaremos el desafío y la invitación de San Oscar Romero para tener una opción clara y preferencia por los pobres. En sus propias palabras él dijo: “Es inconcebible que se diga a alguien  ‘cristiano’  y no tome como Cristo una  opción preferencial por los pobres».

Mientras la visita de nuestro superior general y su asistente continuaron aquí en El Salvador, tomamos cada momento como un momento de gracia, diálogo fraternal y renovación de nuestro compromiso misionero inspirado por nuestro fundador San Daniel Comboni y San Oscar Arnulfo Romero.

Padre Homero Ramírez y Padre Víctor Paruñgao

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *