PADRE VITTORINO ACLARA TUS DUDAS

Mons. Vittorino Girardi, Misionero Comboniano

 

A partir de esta semana, empieza a publicarse en nuestro sitio esta nueva columna, en la que Mons. Vittorino Girardi, Misionero Comboniano, Obispo emérito de Tilarán-Liberia, en Costa Rica, responde a las dudas de sus lectores.  Esta columna es publicada regularmente con el nombre TUS DUDAS, por el Semanario Eco Católico, de Costa Rica, que gentilmente nos comparte el material, con el permiso del autor. Actualmente Mons. Vittorino (o Padre Vittorino, como él ama ser llamado) colabora con el sector de la Animación Misionera de los Misioneros Combonianos en Centroamérica, desde el Centro de Animación Misionera en San José, Costa Rica.


EL PAPA FRANCISCO

 

1-UN ALUMNO SUYO-Costa Rica

 

» Monseñor, nuestro amado Papa Francisco, acaba de celebrar  («privadamente», nos informan los medios) su quinto año de Pontificado. ¿Qué nos dice, Monseñor, en esta circunstancia? Espero que mi pregunta no le resulte una falta de respeto, y le agradezco su atención.»

 

-Estimado Alumno, al poco tiempo de la elección del Card. Jorge Bergoglio como Papa, se difundió la noticia de que él mismo haya afirmado que su pontificado sería breve y que renunciaría cuando se sintiera sin las fuerza indispensables para llevar adelante su «servicio».

 

No puedo asegurar si realmente estas fueran afirmaciones suyas, pero es verdad que han colaborado a crear cierta expectativa acerca de la duración de su Pontificado. Además, todos sabíamos que había sido elegido a los 76 años y pronto nos informaron que contaba con algunas limitaciones físicas.

Sin embargo, a sus 81 años, Papa Francisco, da la clara impresión de gozar de un salud suficiente para seguir con su ritmo sorprendente de trabajo, con frecuentes,  largos y muy fatigosos viajes, con una agenda que nadie pensaría que es para un «anciano» de su edad.

 

Hace pocos días, tuve la suerte («verdadero regalo») de estar con ‘el, aunque para unos breves momentos, y me impresiono y conmovió su extraordinaria acogida que tiene y la profunda paz interior que irradia….Sintiéndolo tan atento, cercano y cariñoso, me sorprendí a mi mismo diciéndole: » no me haga llorar, Santidad».

Había conocido al Card. Bergoglio en el Congreso Eucarístico Internacional de Quebec en que nos regaló una preciosa catequesis y en la Asamblea General del CELAM en Aparecida – Brasil y siempre me había llamado la atención su rostro severo e inclusive (así me parecía) un poco triste, sin embrago durante estos primeros cinco año de Pontificado él ha mantenido la serena y abierta sonrisa con que nos sorprendió a todos aquel  13 de marzo del 2013, cuando apenas elegido, se dirigió a los peregrinos congregados en la Plaza del San Pedro, bendiciéndonos a todos y pidiendo nuestra oración.

 

Lo que más sorprende, sin embargo, a los observadores internacionales es que ha mantenido su popularidad inclusive en aquellos países de los cuales él critica la política, como es el caso de Estados Unidos. Recientemente la conocida revista española «Vida Nueva» realizó una encuesta en que nos sorprende que también en España, país del que se conoce los constantes y agresivos ataques desde varios frentes hacía la iglesia, el Papa Francisco goce de tan alta aceptación (71%).

 

Se sabe y es natural, el Papa Francisco, también tiene «enemigos», afuera de la Iglesia y también dentro de ella. Su estilo tan propio de «tender puentes» hacia orillas consideradas lejanas e inclusive enemigas, no podía no crear fuertes reservas… Bastaría pensar en su visita a Oslo para estar presente en el encuentro ecuménico recordando el aniversario del comienzo de la Reforma Luterana (1517-2017). Era natural que no pocos eclesiástico se preguntaran:¿Cómo cabe justificar que Lutero, responsable de tanto daño a la Iglesia católica, pudiera contar con la presencia del Papa y precisamente en el aniversario de su  ruptura con la Iglesia católica?.

 

Nuestro Papa Francisco bien conoce estas y otras preguntas semejantes, pero no quiere renunciar a dar prueba de ser Pastor que busca a las ovejas y cuya lejanía motiva la búsqueda en lugar de impedirla.

 

Hay varias otras sorpresas en el «estilo del Papa Francisco, y aquí no tenemos espacio suficiente para dar cuenta de ellas. Sin embargo siento como un «deber» recordar otras tres características.

Papa Francisco, no sólo irradia paz sino que insiste en presentar el Cristianismo, como un inmerecido regalo, como la religión de la alegría, porque Dios se ha acercado a todos nosotros en Cristo Jesús, para darnos lo que más necesitamos, el perdón de nuestros pecados que ahogan y matan la alegría. Nos resuena fuerte su insistente invitación: «¡que nada robe su alegría!».

 

En continuidad con el magisterio de su Predecesores, Papa Francisco vuelve a presentarnos a la Iglesia, enfatizando fuertemente su dimensión constitutiva, a saber, la Misión. Nuestra Iglesia es la Iglesia que ha nacido de la Misión  y que debe vivir por la Misión, proyectándose más allá de toda frontera, siendo siempre una Iglesia «en salida», particularmente hacía las «periferias existenciales».

 

A nosotros, hombres y mujeres de la Iglesia(sacerdotes, religiosas, laicos comprometidos) nos inquieta, y así debe ser, la insistencia del Papa Francisco acerca del grave peligro de la «mundanidad espiritual»o «espiritualidad mundana».

Se trata de una tentación constante y que puede esconderse en múltiples de nuestras actitudes y opciones. Papa Francisco nos invita a un constante discernimiento para no caer en la lógica del mundo a la que se opone tan radicalmente la lógica de las Bienaventuranzas, es decir,  de Cristo pobre y obediente hasta la muerte.

 

Si ahora quisiéramos encontrar la razón profunda de todo cuanto el Papa Francisco es y va realizando, la respuesta es una sola: Jesucristo. Su fuerte e intima vinculación con Jesús, es la que polariza y unifica toda  su persona.Papa  Francisco nos hace recordar la afirmación de San Juan de la Cruz:»quien anda en amor no cansa ni se cansa» y » en donde no hay amor pon amor y hallaras amor»

 

+P.Victorino Girardi S.mccj

 

3 comentarios

  1. P. Julio Díaz Villegas DMJBP

    Es una verdadera alegría descubrir éste espacio fraterno misionero y leer a Mons. Girardi. Su opinión es muy válida desde la óptica de un amante de la misión. Gracias P. Vittorino.

  2. P. Julio Díaz Villegas DMJBP

    Gracias P. Vittorino por éste espacio en el que podemos descubrir y enriquecernos de un aporte desde la perspectiva misionera.

  3. Cecilia Madrigal

    Como puedo comunicarme con el Padre Victorino en consulta personal?…a q dirección puede escribirle disculpe la molestia?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *