Un joven con tatuajes, ¿puede ser sacerdote?

Jean Ricardo Molina B. – Costa Rica

“Monseñor, viera que tengo la inquietud de ser sacerdote. Pero me pregunto: ¿puedo aspirar al sacerdocio estando tatuado? Muy agradecido por su respuesta”.

Respuesta

Estimado Jean Ricardo: No creo que la respuesta deba ser SÍ o NO, afirmativa o negativa. No hay que considerar el tatuaje separándolo de la persona; hay que ver “el todo”, es decir, qué pudo significar para la persona el hecho de querer estar tatuado, cómo se considera a sí mismo actualmente, de dónde y cómo le surgió la “inquietud” de ser sacerdote, si antes o después de pedir el tatuaje, etc. etc.

Lo ejemplos siempre iluminan. Pues bien, hace años, estando en Roma, conocí a varios sacerdotes africanos con tatuajes, en la frente, bien marcados, formando como una serie de pequeños círculos… Para ellos eso no constituyó en su momento ninguna dificultad para ser admitidos al seminario. Esos tatuajes tan notables y distintos para cada tribu, constituían la señal del paso de la infancia-adolescencia, a la juventud.

En conclusión, estimado Jean Ricardo, le aconsejo que se acerque al Padre encargado de Vocaciones de su diócesis, y le exponga su inquietud. Le deseo “suerte” y pido por usted.

Por Monseñor Vittorino Girardi mccj

Obispo Emérito, Tilarán-Liberia

Un comentario

  1. Monseñor tengo una inquietud quiero ser sacerdote pero la pregunta es que yo ya he tenido pareja pero no tengo hijos y estoy tatuado será algún inconveniente para poder proceder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *