Asamblea Intercapitular, septiembre 2018

Inició la Asamblea Intercapitular el pasado 9 de setiembre.

Nosotros, Misioneros Combonianos, hemos iniciado el pasado 9 de septiembre, en Roma, la asamblea intercapitular 2018.

Pero, ¿qué es la asamblea intercapitular? ¿Qué importancia tiene para nosotros? ¿Qué diferencia entre una asamblea Intercapitular y un Capitulo general?

Cada seis años, entre un Capítulo general y otro tiene lugar el encuentro inter-capitulo o asamblea intercapitular. Es decir que tres años después del último Capitulo general y tres años antes del siguiente se tiene la asamblea que ahora estamos llevando adelante. Participan de ella todos los superiores provinciales del Instituto junto al consejo general y a los diferentes responsables de los servicios de la curia general. Esta asamblea la celebramos precisamente tres años después del Capitulo general del 2015 y tres años antes del próximo Capitulo general del 2021.

Durante estas tres semanas (del 9 al 29 septiembre), juntos evaluamos el trabajo realizado por encargo del XVIII Capitulo general que tuvo por tema: “Discípulos Misioneros llamados a vivir la alegría del Evangelio en el mundo de hoy”.

Esta asamblea tiene para nosotros una grande importancia. Prácticamente las dos primeras semanas estarán dedicadas a la escucha de las evaluaciones de los diferentes sectores que componen el Instituto y las provincias. La tercera semana será más de orden programático para los próximos tres años. Es aquí donde debemos poner a prueba nuestra creatividad y pasión misionera en obediencia al camino que nos ha trazado el Capitulo general. El consejo general, siempre en fidelidad a los documentos capitulares escuchará las propuestas, las evaluará y marcará el camino que como Instituto seguiremos en fidelidad a la misión y al carisma de san Daniel Comboni.

A diferencia del Capitulo general, que es la máxima autoridad en el Instituto, la asamblea intercapitular no tiene la facultad canónica de decidir o cambiar las decisiones tomadas por el Capitulo general. Es una asamblea consultativa que verifica el camino recorrido y programa o reprograma, junto al superior general y su consejo, las actividades que aún, por diversos motivos, no han podido ser ejecutadas.

El ambiente que estamos viviendo en estos días es fraterno, de oración y discernimiento. En total somos 42 participantes: 27 provinciales, 5 miembros del consejo general, 6 encargados de diferentes oficios de la curia, 4 hermanos, 2 secretarios, 3 traductores. Además, hay algunos facilitadores externos que participan con nosotros durante una mañana o día entero de trabajo.

Puedo decir que las realidades en las que trabajamos, como las situaciones difíciles por las que atraviesa el mundo y la sociedad de hoy: migrantes, corrupción, cambio climático, cuidado de la casa común, narcotráfico, guerras… nos desafían constantemente. Quisiéramos responder a las urgencias misioneras en cada continente en donde trabajamos pero nos sentimos limitados por la falta de obreros. Pero, nos sentimos confirmados en nuestra vocación misionera.

Padre Víctor-Hugo Castillo Matarrita

Superior Provincial

Centroamérica

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *