¿En qué momentos un laico puede distribuir la Sagrada Comunión?

Miguel Ángel Lobo – San José

“Sirva la presente para saludarle,  Monseñor, y hacerle una consulta muy concreta. ¿Es conveniente recibir  la S. Comunión  de manos de un laico de la comunidad , de modo constante durante la semana o se debe recibir solo del sacerdote celebrante?

Se lo comento porque en mi parroquia acontece eso. Son muchas las ocasiones en que el Sacerdote no nos distribuye la S. Eucaristía.

Me gusta informarme un poco al respecto, sin la intención de criticar o de juzgar a ningún Sacerdote. ¡Muchas gracias ¡”

Respuesta

El ministro ordinario de la distribución de la Eucaristía es el sacerdote ( obispo , presbítero o diacono ). De modo extraordinario la pueden distribuir los acólitos y aquellas personas designadas especialmente para este fin. Esto es lo que leemos en el Código de Derecho Canónico, en el canon 230 párrafo 3.

La Sagrada Comunión puede ser distribuida por acólitos y aquellas personas designadas especialmente para este fin

Ya que el modo extraordinario se estaba haciendo con frecuencia ordinario, la instrucción de la S.Sede  Redemptionis Sacramentum, ha establecido las condiciones para que los ministros extraordinarios puedan distribuir la S. Comunión .  Podrán distribuirla:  en ausencia del sacerdote o diacono; cuando el sacerdote está impedido por enfermedad , edad avanzada o por otra verdadera causa; cuando es tan grande el número de los fieles que se acercan a la Comunión, que la celebración de la Misa se alargaría demasiado . Decimos “demasiado», no cuando prevemos que se puedan prolongar por unos breves momentos.

Se reprueba la costumbre de aquellos sacerdotes que, a pesar de estar presentes en la celebración , se abstienen de distribuir S. Comunión, encomendando esta tarea a los laicos .

Como sabemos,  otro uso muy común en la actualidad,  es el de llevar la S. Comunión a los enfermos de parte de los ministros extraordinarios de la Eucaristía . En muchos casos eso es  necesario , pero Dios quiera que se haga siempre bajo la coordinación del párroco y que este u otro sacerdote con cierta frecuencia, visite a los enfermos de la parroquia para escuchar su confesión e impartirles el Sacramento de la Unción de los enfermos .

En su caso , estimado Miguel Angel,  no conozco el motivo por el cual el sacerdote celebrante no reparte  la S. Comunión  en los días entre semana , cuando generalmente los fieles no son muy numerosos .

¿Será por razón de salud o de edad ? ¿ Tiene él que dirigir el canto de Comunión , ya que no hay quien lo haga? … Los motivos pueden ser varios , con tal que nos sea por cierta , extraña e injustificada comodidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *