Por una animación misionera renovada

En julio, se llevó a cabo la Asamblea Continental de la Animación Misionera. Fue en Lima, Perú, con la participación de 22 misioneros combonianos y misioneras combonianas, para establecer un plan continental para el sector y obtener propuestas concretas para el servicio de los animadores en cada circunscripción.

En Perú celebramos la Asambiela Continental de Animación Misionera.

La animación misionera es la actividad que realizamos para entusiasmar, sensibilizar, despertar y formar la conciencia misionera de todo el pueblo de Dios con la finalidad de que se abra y se comprometa a la misión universal, Ad Gentes. En este sentido, la animación misionera es expresión de la identidad, carisma y opciones de nuestro instituto ; es el testimonio de nuestra pasión por la misión que genera atracción a vivir nuestra vida misionera.

Un elemento constitutivo de la animación misionera es la dimensión profética que implica el anuncio del Reino y la denuncia de todo lo que se opone al proyecto de Dios en el campo de la Justicia, Paz e Integración de la Creación (JPIC).

De esta manera la animación misionera suscita vocaciones, invita a la oración y estimula a la generosidad y solidaridad en vista de la misión.

Vamos a estar informando sobre diferentes temas tocados en la Asamblea. Es importante conocer la realidad en que Dios nos llama a hacer misión.

Ya el Papa Francisco nos decía: Hay que “analizar el espacio donde transcurre la existencia de las personas. Los escenarios que nos rodean influyen en nuestro modo de ver la vida, de sentir y de actuar” (Carta Encíclica Laudato Sii, n.147, 2015).

Durante la Asamblea la Sra. María del Pilar Arroyo del Instituto Bartolomé Las Casas, nos presentó la Realidad Económica, Política y Social de América Latina.

Como dato relevante, conocimos: «el crecimiento del ingreso, sumado a las políticas sociales implementadas desde principios del siglo, redujo notoriamente la pobreza. A pesar de la importante disminución de la misma, aún había 182 millones de pobres en 2018, representando el 29,6% de la población, mientras que 63 millones de personas, el 10,2% de la población, vivía en la pobreza extrema (CEPAL)».

Se conocieron datos sobre el tema migrante, naturaleza, derechos humanos, democracia, y poco a poco iremos reflexionando a la luz del acontecer en que vivimos.

El P. Edison presentó de manera breve el Plan Continental de Animación Misionera. Asimismo, P. Mariano nos invitó a revisar el documento original de Orientaciones y perspectivas actuales de la Animación Misionera en el Instituto de los Misioneros Combonianos, para tener una idea clara de lo que nos compete.

Durante la Asamblea hubo reportes de las distintas circunscripciones que también nos ayudan a ver distintas realidades en nuestro caminar misionero y cómo afrontamos esta vivencia.

También analizamos diferentes medios de comunicación que posee el Instituto en distintos países, con el fin de mejorar y llegar también a animar en esos espacios.

Seguiremos caminando con la ayuda de Dios. La animación misionera es tanto más eficaz en cuanto es un compromiso basado en la colaboración de todas las fuerzas misioneras, de la iglesia local y la Familia Comboniana.

La animación misionera es, esencialmente, un acontecimiento comunitario, tanto como una proyección regional, zonal y local, como en la dimensión del testimonio de una comunidad que vive el Evangelio, una comunidad de acogida, hospitalaria, comunidad donde las diferencias culturales y caracteriales son acogidas y valoradas.

Por tanto, lugares privilegiados de la animación misionera son la comunidad comboniana, la parroquia comboniana, es decir, donde vivir el espíritu y la pasión misionera, nuestras casas y centros de formación.

Sigan orando por nosotros.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *