Retiro de Laicos Misioneros Combonianos

Entre el sábado 9 y domingo 10 de febrero, los Laicos Misioneros Combonianos de la Provincia de Centroamérica (LMC), en Guatemala, vivimos el regalo de nuestro retiro cerrado anual.  Se llevó a cabo en las instalaciones de Casa Comboni, en la ciudad de Guatemala.

Asistimos 18 laicos participantes,  fue organizado  por el Hermano Humberto Rua, asesor nuestro, y por el  Padre Víctor Hugo Castillo, quien generosamente preparó el tema para la meditación de los dos días.

Laicos Misioneros Combonianos tuvieron su retiro en Guatemala.

Objetivo del retiro: hacer una parada espiritual para recolectar dentro de nosotros lo esencial de la vida misionera, y tomar fuerzas para iniciar las actividades de este año.

Escudriñando la Palabra de Dios  en el Evangelio de Marcos, el día sábado, reflexionamos acerca de Jesús Hijo de Dios:

  • La Buena Noticia es Jesús de Nazaret, hombre y Dios, el crucificado y el resucitado, Jesús es Señor de la historia.  A partir de esta verdad, la misión de la Iglesia es hablar de Dios, no sólo crear comunidades, sino llevar a las personas a hacer una profesión de fe.  Devolver la esperanza que tan frágil es en estos tiempos, y devolver la dignidad a quien cree que no la tiene.
  • El Bautismo de Jesús y el nuestro, que nos hace hijos de Dios, se nos da el Espíritu, pero no nos hacemos exentos de las tentaciones, nos defendemos con la Palabra y empieza el anuncio.
  • Las tentaciones en el desierto, Jesús venció al demonio con la fuerza del Espíritu.  El misionero no es un súper hombre o una súper mujer, es su experiencia humana la que lo capacita para acompañar a otros.  La vocación es lucha y conquista diaria, camino entre tentaciones y superaciones.

El Padre Víctor Hugo Castillo, Provincial de Centroamérica, compartió con los Laicos Misioneros Combonianos.

Además hubo confesiones, adoración a Jesús Sacramentado y tiempo para la meditación y el silencio.  Sin faltar la convivencia alegre que solo se vive en las cosas de Dios.

El domingo, reflexionamos sobre “la Misión”, el gran don que Dios nos regala, y donde no hay méritos propios:

  • La misión surge cuando el discípulo se siente amado por el Padre.  Y va en busca de sus hermanos, los busca por todas partes.  Este amor no tiene ningún interés. La misión de los discípulos es exactamente la misma misión de Jesús.
  • La vida apostólica no consiste en hacer tantas cosas, Jesús ha salvado al mundo, no a partir de lo que ha hecho, sino que a partir de un solo acto: la cruz.
  • El más grande aprendizaje: “La misión consiste en enseñar la Palabra de Dios, la Buena Nueva.  La misión no es llevar cosas, dar Palabra es mucho más que dar cosas”
  • La obra de Dios es que lo adoren en espíritu y en verdad.  El misionero es un obrero, colaborador de Dios, el anuncio del Evangelio, es el anuncio de la verdad que nos hace libres.

Estas fueron algunas de las enseñanzas del retiro.  Podría escribir mucho más, pero a grandes rasgos, en estos temas meditamos a partir de la Palabra.

Terminamos compartiendo un delicioso almuerzo.

Bendito Dios que nos ha llamado y nos capacita para “Ir por todo el mundo y anunciar la Buena Nueva a toda la creación” (Mc, 16, 15)

“Santos y capaces, haciendo causa común con los más pobres y abandonados” (San Daniel Comboni)

Lily Portillo

LMC-PCA

Un comentario

  1. Flora Melendez Vargas

    Así es , me encanta el retiro, es lo más hermoso hablar del Señor, porq verdaderamente solo Dios hace al hombre feliz , y estos encuentros con Jesús vivo y resucitado, rompe esquemas en nuestra vida , y nos quita el miedo para entrar a esa tierra prometida q mana leche y miel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *