Evangelio es compromiso, pasión y agradecimiento

Este sábado 24 de agosto en la Parroquia San Luis Petén, Rey IX de Francia, se celebró la Eucaristía a solo un día de la gran Fiesta Patronal.

A las 6:30 p.m. correspondió al Padre Víctor Hugo Castillo mccj, Provincial de Centroamérica, presidir la celebración que era dedicada a los maestros de la zona.

Durante la Misa hubo una bendición especial para los educadores.

El presbítero enfatizó en tres palabras lo que el Evangelio nos llama a vivir.

«No puede haber vida si no hay compromiso. Y en ese compromiso de primero está Dios, porque él se ha comprometido con todo lo creado, con cada hombre y con cada mujer. Compromiso que lo lleva adelante no obstante nuestra fragilidad y pecado», señaló.

Muchos fieles celebran a San Luis.

En esa primera palabra del «compromiso», en la homilía se hizo un llamado a comprometernos con la vida, la cual no existiría sin la belleza de la naturaleza, «y que por tanto debemos cuidar», dijo el Padre Castillo.

La segunda palabra que destacó fue la pasión. «Dios es el Dios apasionado por todo lo que ha creado. Dios se alegra con lo creado y lo ve bueno. Apasionarse por la vida y por lo que tomamos entre manos. Por lo que hacemos», dijo el sacerdote

De izquierda a derecha: el cura párroco, P. Filomeno Ceja mccj; el Provincial Víctor Hugo Castillo mccj; el P. Carlos Rodríguez mccj y el P. Rómulo Panis mccj.

Aquí el sacerdote hizo un llamado a los educadores, muchos de ellos viven situaciones complicadas porque han perdido el trabajo.

«La educación es un derecho humano. Educar es una pasión. El educador se apasiona por transmitir lo que ha aprendido y vivido. Educar significa transmitir valores».

La última palabra que destacó fue «gracias».  «Muchas veces olvidamos el agradecer porque no vemos el bien que los demás nos hacen. Y nos perdemos de vista».

El Padre Víctor Hugo hizo un llamado especial a agradecer a los sacerdotes y a las religiosas por su ministerio. Agradeció además, a los fieles, el hecho de que quieran y cuiden a los sacerdotes y religiosas.

A la luz del Evangelio, pidió a que cada uno de nosotros «seamos capaces de comprometernos, de apasionarnos y de agradecer para seguir nuestro camino en la fe que no es otro sino el camino de la esperanza, el Evangelio nos anima a seguir nuestro camino, a esforzarnos por las cosas bonitas, a apasionarnos por la vida», dijo el misionero comboniano a cargo de la predicación.

¡Que viva San Luis! Hombre santo que defendió también la justicia, que cuidó de su familia.

Los actos culturales continuaron luego de la Misa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *